Gloria Dávila Espinoza

 

HOME

       
                   
                 
                   
                     
 


gloriadavilae@hotmail.com

         
                     
   

Poesía


Sombra caminante por eterno

A un poeta que se fue con el río,

Javier Heraud

Avanza la noche

callan las piedras a su paso

agazapada va

es cómplice el viento

es mudo el polvo

es cemento desde esta noche...

…y es la más negra de las noches

y es que se va con el río

se llevan la piedra

y hasta dicen que

ha perdido ya su nombre

tras la mirada oculta

de una niña en silencio

van eclipsando sonrisas en su afán

no es más luz, ella dejó de existir.

El ronquido de la noche

es gruesa gota de rocío

un tambor a lo lejos

anuncia su muerte

y entre fieras

han plagiado su estertor

el búho no sabe más de cantos

sus últimos y jóvenes graznidos

fueron de las tinieblas su tapiz

ahí va por vez nona

estertor tras estertor al olvido

mientras su esencia tamboril extraño

no hay piedra o camino que

no haya desandado

y hasta es inútil el pedido

de su aorta que lanza su quejido

que no tiene eco ni sonido

hoy sólo ha pedido un murase al cieno.

Cantos de Cumala al son del viejo Bari

Estoy en el centro de tu esencia,

mi cuerpo zigzaguea al compás del acordeón de luz

que del Bari se desprende,

en el fondo del ovillo mi memoria está gastada

es artificio ahora

misiles en mil

recogiendo mis pasos

ensamblan mis sueños

que son sellos de tus pórticos.

Voy, prisionero

en boca de deidades oscuras

¿Acaso pretendes ser mis insondables abismos

de picudos pájaros esperando guadañas?

Gastado de soledades,

repaso el mito que me atrapa

a pedazos la ruina de mi magia olvidada…

Ceibo...

Ceibo...

Oigo cantar, mientras sombras grises

atrapan mis distancias

y son domadores de astillas de mis tiempos

que al canto de un búho

cruza tu cauce cual fantasma de Aguano

tocando el cielo.

Mi espacio es guerra

que se esconde

para ser a tus ojos

bandera de miradas ciegas,

me pregunto:

¿Dónde inicia mi herencia?

Y tú, noche,

gritas a mi memoria

que soy lluvia de diques,

jinete de fantasmas;

allí mi sangre es

caos cotidiano

vulnerable a tus odios;

y solo mi canto de Cumala

al son del Bari, refresca mi etnia.

Aguano._ papa Aguano y Mama Arhuaco, nativos de la selva de colombiana cuya sabiduría es legendaria.

Bari.-Sol, deidad de la nación Shipiba (Perú)

Cumala.-Nombre de la virola, banak ucunika, árbol cuya corteza ofrece una resina que al contacto con el del amoniaco adquiere un color mate muy durable utilizado en la selva para los remos

Ceibo.-conocido también como Huimba, cuya fibra que lo envuelve es conocido como hijo vegetal que usan los nativos para tacos del virote de la cerbatana

Oración a la mujer

(Para ser cantados al abrigo de un pan justo)

Mujer…

en tu aliento quiero mi esencia burilar

mis rojas esperanzas poderlas atar al cinto de tu vientre
no ser más serpiente que se arrastre
sino jaguares que retumben cual potros de Atila
y en tus anchos mares respirando pastizales tiernos
repletos de mi verde olivo, otoño de mis selvas,
mis costas, punas repletas de tu canto en faenas al son de nacientes ichus
embellecidas en tu afán

que es elixir de amor a tu embrión.

Mujer…

Al calor de tus brazos

hoy, tendido a tu sol quiero yo morir

sabiendo que tu fiereza

en la lucha por tu pan

es fiesta en mis vísceras frías

en tanto el gélido de mis manos

a las tuyas se suman para ser fuego

de magma haciendo de mis noches hambrunales
vidas en sumun de trigales fieros,

fuego en mis alforjas
de tus pétalos cristales
que en tus luchas sin fatigas
son tus semillas germinadas
en tus entrañas
arribando al mío en mesas de mis angustias
que tu supiste amainar
en jornadas largas en tu reflejada pasión
por saciar mi hambre.

Quiero ser... Mujer
espejo y eco de tu ejemplo
de tus siglos en contiendas sin fin
en búsquedas incansables del pan para tus hijos
y no mas mis tañidos de remiendos
en corazones llagados de desesperanzas.

Madre,
Umbral,

Jubilo,
Esperanza y
Riqueza de la vida.

       
                     
   

Biografía

Nació en Huánuco Perú, 1961. Poeta, narradora, teatrista y promotora cultural. Ha sido traducida al alemán, francés, rumano, catalán, coreano. Y publicada en antologías, revistas, diarios en: Medio oriente, Asia, Europa, Centroamérica, Norteamérica y Sudamérica. Es políglota: alemán, inglés, portugués, y Quechua hablante. Ha hecho estudios de doctorado en Ciencias de la Educación en la Universidad de Huánuco.

Es autora de los libros: Redobles de Kesh (poesía-2005). Kantos de Ishpingo (poesía-2007). La firma (novela – 2009). Danza de la Noche (poesía. 2010), El hijo de Gregor Samsa (novela-2010), La casa del demonio (cuentos-2011) Dirige "·Arte, Filosofía y Literatura "Colibrí", desde donde promueve a los artistas a nivel internacional.

Ha recibido algunos premios y condecoraciones en Perú y fuera de ella. Es miembro importante y directivo de organizaciones y entidades literarias y culturales.